Acceso al Espacio

Virgin Orbit completa un drop test antes de su prueba orbital

El éxito de la prueba de drop test marca el comienzo de la campaña de lanzamiento del vuelo inaugural de LauncherOne, que se realizará a fines de este año.

Virgin Orbit anunció el 10 de julio pasado que ha completado con éxito una prueba clave de caída (drop test) de su vehículo LauncherOne, el último paso importante en el programa de desarrollo del novedoso servicio de lanzamiento de la compañía. En el período previo a su primer lanzamiento espacial, Virgin Orbit completó una serie de vuelos de prueba con su plataforma de lanzamiento aérea, el avión bautizado Cosmic Girl, en conjunto con el vehículo LauncherOne. El éxito de la prueba de caída marca el comienzo de la transición de la compañía hacia el la campaña de lanzamiento de su vuelo de prueba orbital.

En este vuelo, Virgin Orbit lanzó un vehículo LauncherOne inerte desde Cosmic Girl, un Boeing 747 modificado que sirve como avión de transporte del cohete. El vuelo de prueba se realizó desde el puerto aéreo y espacial de Mojave, California, Estados Unidos. La caída se produjo desde una altura de 11.000 metros sobre una zona de pruebas en la Base de la Fuerza Aérea Edwards. El propósito principal de la prueba fue monitorear los segundos críticos justo después del lanzamiento, para asegurar que el cohete y la aeronave se separen limpiamente y observar cómo el lanzador cae libremente.

Drop Test

La prueba de caída representa el último paso importante de un programa de desarrollo que comenzó en 2015, centrado no solo en el diseño del vehículo LauncherOne, sino también en la calificación del Boeing 747 modificado como avión portador.

El vuelo fue comandado por el piloto principal de pruebas de Virgin Orbit, Kelly Latimer y Todd Ericson, quienes también vuelan para la compañía Virgin Galactic, hermana de Virgin Orbit. A bordo se encontraban también Zack Rubin, director de pruebas de vuelo; Bryce Schaefer, ingeniero de lanzamiento; Jason Panzarino, ingeniero de lanzamiento; y Kevin Sagis, ingeniero jefe.

En la etapa final de Virgin Orbit hacia el lanzamiento inaugural, la empresa ha avanzado en tres ejes de trabajo paralelos: primero, el equipo necesitaba probar el lanzador LauncherOne en tierra, demostrando que sus motores, tanques, bombas, software y todos los demás elementos pueden funcionar juntos de manera integrada. Ese esfuerzo culminó con los ensayos de los motores las etapas inferior  y superior de LauncherOne. Al mismo tiempo, Virgin Orbit necesitaba completar su programa de prueba de vuelo, ahora completado con la prueba de caída realizada.

Finalmente, la compañía debe construir, ensamblar y probar su primer cohete orbital para la prueba en vuelo. A finales de este mes, Virgin Orbit finalizará la integración de este vehículo antes de entregarlo al equipo de operaciones de la compañía que realizará una serie rigurosa de controles y ensayos previos a su primer lanzamiento al espacio a finales de este año.

Dan Hart, CEO de Virgin Orbit comentó: “La prueba de hoy fue un paso muy importante para nosotros. Es la piedra angular de un programa de desarrollo completo, no solo para el cohete, sino también para nuestra aeronave de transporte, nuestro equipo de apoyo en tierra y todos nuestros procedimientos de vuelo. Estoy extremadamente orgulloso del equipo por llevarnos a este punto y por su espectacular desempeño hoy. Les he dicho que se tomen unas horas para celebrar, nuestra primera campaña de lanzamiento comienza en la mañana”.

Por su parte Latimer dijo: “Todo el vuelo fue increíblemente bien. El lanzamiento fue extremadamente suave, y el cohete cayó muy bien. Había un pequeño movimiento de alabeo en el avión, tal como esperábamos. Todo coincidía con lo que habíamos visto en los simuladores, de hecho, la dinámica de lanzamiento y las cualidades de manejo del avión fueron mejores de lo que esperábamos. Este fue el mejor vuelo de prueba desde la perspectiva de un piloto, sin incidentes”.

El avión 747 modificado de Virgin Orbit permite a la compañía transportar rápidamente toda su infraestructura de lanzamiento a nuevas ubicaciones en todo el mundo, lanzando cada satélite desde la ubicación óptima. Además del Puerto Aéreo y Espacial de Mojave, el sitio de lanzamiento de California que albergará el primer lanzamiento orbital de la compañía, así como los posteriores lanzamientos a órbitas de alta inclinación, otros puertos espaciales han anunciado que están trabajando para recibir futuras misiones de LauncherOne, incluidas las instalaciones de lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy en Florida, el puerto espacial Cornwall en el Reino Unido, el aeropuerto de Taranto-Grottaglie en Italia y otros.

Fuentes:  Virgin Orbit

X