Destacada Espacio Exterior

InSight y su esperado descenso en Marte

La misión InSight de la NASA al planeta Marte descenderá el lunes 26 de noviembre para profundizar en el conocimiento del planeta rojo y su interior. El descenso es apoyado por los Cubesat MarCO A yB

La nave de la NASA InSight (Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) está en camino de aterrizar suavemente en la superficie del Planeta Rojo el lunes 26 de noviembre. Los días previos a esta maniobra son intensos para el equipo de la misión. Los ingenieros están atentos al flujo de datos que indican la salud y trayectoria de InSight, y monitorean los informes meteorológicos marcianos para determinar si el equipo necesita realizar algún ajuste final en la preparación para el aterrizaje.

“Llegar a Marte es difícil. Requiere habilidad, enfoque y años de preparación”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la NASA en Washington. “Teniendo en cuenta nuestro ambicioso objetivo de enviar a los humanos a la superficie de la Luna y luego a Marte, sé que nuestro increíble equipo de ciencia e ingeniería, el único en el mundo que ha aterrizado con éxito una nave espacial en la superficie marciana, hará todo lo que pueda para aterrizar con éxito InSight en el Planeta Rojo”.

InSight, la primera misión para estudiar el interior profundo de Marte, despegó de la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg, California, el 5 de mayo de 2018. La misión tuvo un viaje sin incidentes a Marte y ahora que llega a su destino deberá reducir su velocidad de 19.000 Km/h a 8Km/h (a la que corre una persona aproximadamente), antes de que sus tres patas toquen el suelo marciano. Además, esta desaceleración extrema tiene que suceder en poco menos de siete minutos.

Video en Español sobre Insight

“Hay una razón por la que los ingenieros llaman aterrizaje ‘los siete minutos de terror de Marte’”, dijo Rob Grover, líder de entrada, descenso y aterrizaje (EDL) de InSight, con sede en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California. “No podemos usar el joystick para el aterrizaje, por lo que tenemos que confiar en los comandos previamente programamos en la nave. Hemos pasado años probando nuestros planes, aprendiendo de otros aterrizajes en Marte y estudiando todas las condiciones que Marte puede ofrecernos. Y nos mantendremos atentos hasta que InSight se establezca en su hogar en la región de Elysium Planitia”.

Una forma en que los ingenieros pueden confirmar rápidamente las actividades que InSight ha completado durante esos siete minutos de terror es si la misión experimental CubeSat, conocida como Mars Cube One (MarCO), transmite datos de InSight a la Tierra casi en tiempo real durante su sobrevuelo en noviembre 26. Las dos naves espaciales MarCO A y B, también conocidas como Wall-E y Eva, están avanzando hacia su punto de encuentro, y sus radios ya han pasado sus primeras pruebas en el espacio profundo.

InSight

“Solo sobreviviendo al viaje, los dos satélites de MarCO han dado un gran salto para los CubeSats”, dijo Anne Marinan, una ingeniera de sistemas de MarCO del JPL. “Y ahora nos estamos preparando para la próxima prueba de MarCO, que sirve como un posible modelo para un nuevo tipo de transmisión de comunicaciones interplanetarias”.

Si todo va bien, los MarCO pueden tardar unos segundos en recibir y formatear los datos antes de enviarlos a la Tierra a la velocidad de la luz. Esto significaría que los ingenieros de JPL y otro equipo de Lockheed Martin Space en Denver podrían decir lo que hizo el módulo de aterrizaje durante el EDL aproximadamente ocho minutos después de que InSight complete sus actividades. Sin MarCO, el equipo de InSight tendría que esperar varias horas para que los datos de ingeniería regresen a través de las vías de comunicación principales: los enlaces a través de los orbitadoesr de NASA Mars Reconnaissance Orbiter y Mars Odyssey.

Una vez que los ingenieros sepan que la nave espacial ha aterrizado de manera segura en alguna de las varias formas en que tienen que confirmar este hito, y que los paneles solares de InSight se hayan desplegado correctamente, el equipo iniciará el proceso de tres meses de despliegue de los instrumentos científicos.

“Aterrizar en Marte es emocionante, pero los científicos esperan con ansias el momento después de que InSight aterrice”, dijo Lori Glaze, director en funciones de la División de Ciencia Planetaria en la sede de la NASA. “Una vez que InSight se haya establecido en el Planeta Rojo y se hayan desplegado sus instrumentos, comenzará a recopilar información valiosa sobre la estructura del interior profundo de Marte, información que nos ayudará a comprender la formación y evolución de todos los planetas rocosos, incluido el que llamamos casa.”

“Las misiones anteriores no han sido tan profundas en Marte”, agregó Sue Smrekar, investigadora principal adjunta de la misión InSight en JPL. “Los científicos de InSight no pueden esperar para explorar el corazón de Marte”.

JPL administra InSight para la Dirección de Misiones Científicas de la NASA. InSight es parte del Programa Discovery de la NASA, administrado por el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la agencia en Huntsville, Alabama. Lockheed Martin Space en Denver construyó la nave espacial InSight, incluida la plataforma de crucero y el módulo de aterrizaje, y respalda las operaciones de la nave espacial para la misión.

Varios socios europeos, incluido el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES) y el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), están apoyando la misión InSight. El CNES y el Instituto de Física del Mundo de París (IPGP) proporcionaron el instrumento Experimento Sísmico para la Estructura Interior (SEIS), con importantes contribuciones del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (MPS) en Alemania, el Instituto Suizo de Tecnología (ETH) en Suiza, Imperial College y Oxford University en el Reino Unido, y JPL. DLR proporcionó el instrumento HP3 (Heat Flow and Physical Properties Package), con importantes contribuciones del Centro de Investigación Espacial (CBK) de la Academia de Ciencias de Polonia y Astronika en Polonia. El Centro de Astrobiología (CAB) de España suministró los sensores de viento.

Fuente: NASA

X