Comunicaciones Regulaciones y Políticas

SpaceX modifica la órbita de los primeros satélites Starlink

SpaceX modificó de 1.150 a 500 kilómetros la altura de la órbita para los primeros 1.584 satélites de la constelación de banda ancha satelital Starlink. Preocupación de otros operadores ante la posibilidad de interferencia y colisiones.

SpaceX lanzará en mayo de 2019 el primer conjunto de satélites de la constelación de órbita baja Starlink para brindar banda ancha satelital. Un número no revelado de satélites será puesto en órbita mediante un vehículo Falcon-9 de la propia empresa dando inicio al despliegue de lo que promete ser la mayor constelación satelital hasta el momento.

SpaceX concibió una constelación de alrededor de 12.000 satélites que orbitarán en forma sincronizada, permitiendo conectividad a Internet con cobertura casi global. La inmensa flota Starlink contaba inicialmente con un conjunto de 4.425 satélites en una órbita a 1.150 kilómetros de altura y 7.518 satélites en otra órbita a 321 kilómetros operando en las bandas Ka, Ku y V.

En febrero de 2018 dos satélites de demostración tecnológica, bautizados MicroSat-2a y MicroSat-2b, fueron lanzados junto al satélite PAZ de Hisdesat. Cada uno de estos satélites prototipo, diseñados para operar durante 20 meses, tuvo un peso al lanzamiento de aproximadamente 400 kilogramos con una forma cúbica de un metro de longitud.

El 29 de marzo de 2018 la FCC de los Estados Unidos autorizó a SpaceX a construir, desplegar y operar una constelación de 4.425 satélites utilizando las bandas Ku y Ka. Recientemente SpaceX solicitó, y consiguió, una modificación a esta autorización inicial pidiendo cambiar la altitud de la órbita de operación de 1.584 satélites Starlink de 1.150 a 550 kilómetros de altura.

Esta modificación, según SpaceX, reducirá mínimamente la cantidad de satélites planificados pero permitirá cumplir con los requerimientos de protección para no causar interferencia en la operación de otras constelaciones satelitales. Además, al operar en una órbita más baja, los satélites Starlink reingresarían a la atmósfera luego de cinco años incluso si se quedaran sin combustible para realizar la maniobra. De esta manera SpaceX afirma que evita de forma segura la generación de basura espacial.

La autorización inicial que otorgó la FCC a SpaceX consistía en 50 satélites en 32 planos orbitales, totalizando 1.600 artefactos, en una órbita a 1.150 kilómetros de altura con una inclinación de 53 grados. La modificación introducida por la empresa reduce a 24 los planos orbitales pasando a 66 satélites en cada uno, lo que totaliza 1.584vartefactos, en una órbita a 550 kilómetros de altura con la misma inclinación.

La nutrida constelación satelital de SpaceX generó preocupación en otros operadores ante la posibilidad de colisiones y de interferencias. La reciente modificación ante FCC de la altura en la órbita de los primeros 1.600 satélites Starlink fue cuestionada por OneWeb y Kepler Communications.

La empresa canadiense sostuvo al respecto en un comunicado: “Kepler respeta la decisión de la FCC de autorizar la petición de SpaceX a pesar del hecho de que parecía haberse apresurado después de haber solicitado una autorización temporal especial. Nosotros, entre otros operadores, expresamos nuestra preocupación debido a las dificultades que prevemos para coordinar efectivamente nuestro sistema con las características actualizadas de la constelación de SpaceX. Es desafortunado que no hayamos podido describir adecuadamente la gravedad de estas preocupaciones a la FCC. Deja muchas preguntas sin respuesta para los operadores sin propulsión, especialmente sobre quién soportará la carga de evitar la conjunción. Queda por verse cómo se presenta esta información en la UIT”.

Fuentes: SpaceX, FCC, Kepler Communications

X