Acceso al Espacio

Spaceflight adjudicada por NASA para lanzamiento de cargas útiles Clase-U

La agencia espacial norteamericana contrató el lanzamiento de hasta 24 cargas útiles Clase-U a Spaceflight para 2018. El modelo de lanzamientos compartidos de Spaceflight, que permite reducir costos, no había sido utilizado anteriormente por NASA.

Spaceflight, proveedor de lanzamientos satelitales compartidos y de gestión de misiones, anunció que se adjudicó su primer contrato de centro espacial Kennedy de la NASA (KSC) para servicios de lanzamiento e integración. El contrato plurianual cubre los servicios de lanzamiento en 2018 para un máximo de 24 cargas útiles Clase-U, con opciones para ofrecer servicios de lanzamiento de hasta 24 cargas útiles adicionales en 2019 y 2020. El valor total potencial del contrato es de más de USD5 millones.

Las cargas útiles Clase-U (U-Class) son satélites miniatura de investigación espacial que usualmente utilizan componentes electrónicos comerciales. Las cargas útiles Clase-U voladas por la NASA, desarrolladas a menudo por universidades y organizaciones sin fines de lucro, desempeñan, según Spaceflight, un papel fundamental en el desarrollo tecnológico de la agencia e incluyen investigaciones en exploración planetaria, observación de la Tierra y ciencias espaciales.

“Estamos encantados de trabajar con la NASA en estas misiones cubesat, ya que valida aún más nuestro modelo de negocio compartido de proporcionar acceso frecuente y rentable al espacio”, dijo Curt Blake, presidente de Spaceflight. “No sólo las entidades comerciales pueden beneficiarse de esta nueva economía del espacio compartido, sino que las agencias gubernamentales también están dando cuenta de que son económicos”.

Spaceflight ofrece opciones de lanzamiento para sus clientes trabajando con casi todos los proveedores de vehículos de lanzamiento global, incluyendo Falcon-9, PSLV, Dnepr, Antares, Cygnus, Electron, Soyuz y otros, para asegurar que las organizaciones puedan acceder al espacio cuando lo deseen. El modelo de “servicio compartido” ofrece más opciones para que las organizaciones alcancen una órbita deseada a un costo mucho menor que comprar su propio vehículo de lanzamiento.

Fuente: Spaceflight

X