Acceso al Espacio

Primer despliegue de la torre móvil de servicios del Ariane-6

Cuando esté terminada, la torre de servicios recorrerá una distancia de 141 metros en 22 minutos gracias a los 128 motores eléctricos que impulsan sus ruedas.

En el puerto espacial europeo de Kourou, la torre móvil de servicios del Ariane-6, una estructura metálica de 90 metros de altura construida para albergar al próximo lanzador pesado de Arianespace, se sometió la semana pasada a una prueba de despliegue de 97 metros de recorrido para imitar las operaciones de prelanzamiento.

Torre de servicios de Ariane-6

Cuando esté completamente equipada, la torre de servicios pesará 8200 toneladas, más de mil toneladas más que la Torre Eiffel de Francia. Los distintos niveles que la componen proporcionan acceso al vehículo para la integración en la plataforma de lanzamiento. Su función, además, es la de proteger al Ariane-6 hasta cinco horas antes del lanzamiento, momento en el cual se abren sus puertas y se retrae.

La plataforma móvil tiene 16 bogies compuestos con ocho ruedas cada uno y cada rueda está equipada con un motor eléctrico. Un total de 128 motores eléctricos se sincronizan para poner las ruedas en movimiento sobre los rieles en los que se desplazan.

“La preparación es crucial, aunque el movimiento es automático y bastante simple”, explicó Jean-Michel Rizzi, Gerente de Proyectos de la Base de Lanzamiento Ariane-6 de la ESA, “Se elige mover la torre hacia adelante o hacia atrás y luego se presiona el botón de inicio”.

“Hay tres velocidades. El primer y último metro de recorrido se realizan a la velocidad más lenta de un metro por minuto. La velocidad de “crucero” es de 7.6 metros por minuto para un tramo de 130 metros y, además, existe una fase de desaceleración durante la cual la velocidad es de 3 metros por minuto en una distancia de 9 metros. El desplazamiento completo de 141 metros toma 22 minutos”.

Durante las próximas cinco semanas, esta prueba se repetirá varias veces y después de cada prueba, la torre móvil retrocederá a su posición inicial.

Las obras actuales que se están llevando a cabo alrededor del sitio de lanzamiento cercano pronto estarán terminadas, lo que permitirá que la torre móvil recorra la longitud completa. Los ingenieros medirán la velocidad, el perfil de energía eléctrica consumida durante los despliegues y la sincronización de los 128 motores.

La construcción de la Base de lanzamiento Ariane-6 está casi completa y las pruebas finales están demostrando que las infraestructuras están listas para ser transferidas de la industria al CNES, la Agencia Espacial de Francia. Estas pruebas de despliegues son parte de este proceso. A finales de este año, se espera que todos los sistemas estén completamente integrados.

Después de la Revisión Técnica de Calificación, CNES entregará la base de lanzamiento a la ESA.

Fuentes: ESA

X