Acceso al Espacio Destacada Regulaciones y Políticas

OmegA, el lanzador pesado de Orbital ATK

Orbital ATK presentó OmegA, su nuevo lanzador pesado que competirá por los contratos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF). Desarrollado con tecnología norteamericana 100% como requisito de la USAF, OmegA tendría su primer lanzamiento en 2021

Por Pablo Cavataio

Orbital ATK anunció el pasado 16 de abril el nombre del nuevo cohete de gran capacidad de la compañía: OmegA. Este cohete completamente estadounidense, diseñado para el programa EELV (Evolved Expendable Launch Vehicle) de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF), tendrá una capacidad de hasta 10.100 kg para Órbita de Transferencia Geosincrónica (GTO) y hasta 7.800 kg para la Órbita Ecuatorial geoestacionaria (GEO). El motor RL10C de Aerojet Rockeydyne fue seleccionado para impulsar la etapa superior del vehículo.

El cohete OmegA, de tres etapas, posee una primera y segunda etapa de combustible sólido basados en los boosters SRB del Space Shuttle desarrollados por Orbital ATK y utilizará, además, los mismos propulsores laterales que actualmente se emplean en los lanzadores de ULA. La primera etapa estará compuesta por un motor con dos segmentos de combustible sólido denominados CBS (Common Boost Segment). La segunda etapa consta de un motor con un único CBS. En ambos casos, la carcasa será de materiales compuestos con refuerzo de fibra de carbono. La tercera etapa emplea un motor criogénico RL10C alimentado con hidrógeno y oxígeno líquidos. Este es el mismo motor que utilizan las etapas superiores Centaur de los lanzadores Atlas V y Delta IV de ULA.

 

Este nuevo diseño de Orbital ATK competirá con SpaceX, ULA y Blue Origin por más contratos de desarrollo que la USAF planea adjudicar en el marco del programa Launch Services Agreements – LSA (Acuerdos de Servicios de Lanzamiento) a mediados de este año. En esta instancia del programa quedarán solo tres empresas seleccionadas, las cuales tendrán la posibilidad de continuar el desarrollo de los lanzadores propuestos. Luego de un período de maduración de los proyectos, se pasará a la próxima fase del programa en la que se seleccionarán dos proveedores para los servicios de lanzamientos para misiones de seguridad nacional, denominados NSS (National Security Space).

La línea de cohetes de Orbital ATK

El programa LSA, creado por el Departamento de Defensa de EE.UU., apoya y financia nuevos desarrollos privados en el área del Acceso al Espacio de manera de poder contar en corto tiempo con tres prototipos de nuevos lanzadores, permitiendo que los proyectos maduren antes de hacer una selección final de los proveedores de las misiones del área de defensa.

El objetivo del programa EELV, que abarca la iniciativa LSA, es apoyar soluciones comerciales de lanzamiento para tener al menos dos proveedores de servicios de lanzamiento domésticos y comerciales que cumplan con todos los requisitos de seguridad nacional, contemplando el lanzamiento de las cargas más pesadas y complejas en cuanto a sus órbitas. El EELV comenzó en los años 90 y sus primeros resultados fueron los lanzadores Atlas V y Delta IV. Los nuevos requisitos del EELV indican que los lanzadores deben ser totalmente norteamericanos, de manera de no depender de componentes importados, como es el caso de los motores RD-180 utilizados en el Atlas V de ULA.

“Estamos muy seguros de que vamos a ser seleccionados para la próxima fase”, dijo Mike Laidley, vicepresidente del programa Next Generation Launch de Orbital ATK en una entrevista realizada por Spaceflight Now. “Creemos que ofrecemos a la Fuerza Aérea una buena oportunidad para cumplir su directiva principal de garantizar el Acceso al Espacio. Creemos que los motores de propulsión sólida tienen un lugar en este mercado, y estamos ansiosos por ofrecer eso”.

“Hemos estado trabajando para desarrollar un sistema de lanzamiento que sea compatible con los requisitos del programa EELV: cubrir todos los diferentes tipos de cargas y órbitas”, dijo Laidley. “Hemos estado trabajando en eso durante dos años y medio”.

En la entrevista, Laidley agregó: “en este momento estamos planeando entre tres y cuatro misiones por año para cerrar nuestro modelo de negocios. La mitad de las misiones podrían provenir de la Fuerza Aérea y la otra mitad de nuestras necesidades internas o de la comunidad comercial. Podemos cerrar nuestro modelo de negocios con una tasa de lanzamiento bastante baja”.

La empresa estima que OmegA podrá completar las pruebas del sistema de propulsión en tierra en 2019 y podría realizar su primer lanzamiento en 2021. Cerca de 500 empleados actualmente están trabajando en el proyecto OmegA, y se espera que la cifra aumente a 1,000 en los próximos 18 meses.

El gerente general de la división de lanzadores de Orbital ATK, Mike Pinkston, dijo que la empresa espera que OmegA sea competitivo tanto en el mercado EELV como en el comercial, pero que aún no podía ofrecer estimaciones de precios. La compañía está actualmente en busca de clientes para su vehículo y afirma que tienen algunas cartas en intención para realizar lanzamientos comerciales. Pinkston agregó que siendo Orbital ATK uno de los principales fabricantes de satélites, el plan es ofrecer “nuestros propios satélites en nuestros propios cohetes a un precio atractivo”.

Orbital ATK anunció en enero pasado que la USAF y la empresa ya llevan invertidos más de 200 millones de dólares en el desarrollo del lanzador. Aunque la empresa no ha querido informar acerca de la proporción de los fondos, la USAF requiere que al menos un tercio de la inversión sea privada, y desde Orbital ATK indicaron que se aportó algo más que el mínimo requerido.

OmegA

 Fuentes: Orbital ATK, USAF, Spaceflight Now

X