Acceso al Espacio

Northrop Grumman prepara el primer ensayo del lanzador OmegA

A fines de mayo se probará la etapa inferior del lanzador pesado que pretende atender las misiones de seguridad nacional de los EE.UU. El primer lanzamiento de OmegA está planificado para 2021

Recientemente, un equipo de técnicos en Promontory en el estado de Utah, EE.UU. manipuló la primera etapa del cohete OmegA de Northrop Grumman en su configuración final utilizando múltiples grúas y otras herramientas. Después del ensamblaje, la etapa de 3,7 metros de diámetro y 24 metros de largo se fijó sobre soportes, con el cableado que sale del extremo delantero y conduce a puntos de recolección de datos ubicados cuidadosamente para realizar mediciones precisas.

Northrop Grumman está construyendo OmegA para lanzar cargas útiles de seguridad nacional de nivel intermedio a pesado para la Fuerza Aérea de los EE. UU., así como también cargas útiles científicas y comerciales para otros clientes. Los motores cohetes sólidos con carcasas livianas de material compuesto impulsarán la primera y segunda etapa. En unas pocas semanas, la compañía realizará su primera prueba estática a gran escala de la primera etapa, que constituye la parte inferior del cohete y, también, la más poderosa en términos de propulsión.

Scott Lehr, vicepresidente y gerente general de la división de sistemas de vuelo de Northrop Grumman, afirmó: “Esta primera prueba en tierra es un hito importante. Hace tres años y medio dijimos que haríamos esta prueba en la primavera de 2019, y eso es exactamente lo que vamos a hacer. En el mercado de la Seguridad Nacional, el cronograma lo es todo “, dijo.

En los días restantes previos a la prueba estática, programada actualmente para el 30 de mayo de 2019, los técnicos terminarán de colocar los instrumentos de medición y los registradores de datos que medirán las características clave, como el empuje, la vibración y la velocidad de combustión. Luego, practicarán la realización de la prueba, la ejecución y la repetición de cada paso de la cuenta regresiva varias veces. La realización de estas simulaciones garantiza que los miembros del equipo tengan todos los sistemas de prueba calibrados y que funcionen correctamente.

“Cada paso de la cuenta regresiva es crítico y debe realizarse con perfección”, dice Jamie Barney, director de operaciones de prueba e investigación de sistemas de propulsión de Northrop Grumman. “Tenemos un equipo extremadamente experimentado, pero aquí nadie está nunca satisfecho con una prueba de un cohete”.

El día de la prueba, el recinto móvil que protege al motor retrocederá para exponer la primera etapa que está unida a tres segmentos “espaciadores” que totalizan 54 metros de longitud para el conjunto. Cuando el reloj de la cuenta regresiva llega a cero, el ignitor, alojado en el segmento delantero, se encenderá rápidamente y presurizará todo el motor.

El motor continuará encendido durante aproximadamente dos minutos, produciendo más de 900 toneladas de empuje canalizado a través de una tobera basculante. Durante la prueba, de 30 a 40 técnicos e ingenieros operarán la sala de control, monitoreando de cerca los sensores, la instrumentación y las cámaras de video ubicadas alrededor del motor. Recopilarán aproximadamente 700 canales de datos, midiendo todo tipo de parámetros, desde variaciones dimensionales de la carcasa hasta las tensiones de los componentes, la presión del motor y las temperaturas, todos datos esenciales para calificar a este motor para el vuelo.

“El motor cohete de la primera etapa es el corazón del vehículo OmegA”, afirmó Paul Messer, gerente de programa de motor de la primera y segunda etapa de OmegA. “Con los datos críticos de la prueba de encendido estático y las inspecciones posteriores al ensayo, podemos calificar nuestros productos y garantizar su confiabilidad a nuestros clientes”.

Durante los seis meses posteriores a la prueba, el equipo evaluará los datos y des-ensamblará, evaluará y analizará el hardware para observar los efectos de la operación del motor. Un análisis de fiabilidad posterior a la evaluación en todos los sistemas calificará el motor para el vuelo.

“Completar con éxito la prueba estática a gran escala a finales de este mes será un hito significativo”, dijo Kevin Wilder, subdirector del programa de OmegA. “Todos los miembros del equipo participan personalmente en este programa, y ​​todos esperamos con ansias el primer lanzamiento de OmegA en 2021”.

Fuentes: Northrop Grumman

X