Sin categoría Tecnología Espacial

Lockheed Martin anunció la plataforma LM50 para nanosatélites

La empresa norteamericana pondrá en órbita durante 2019 un par de misiones SmartSat basadas en la nueva plataforma LM50 que permite modificar las misiones en órbita.

Lockheed Martin anunció una nueva generación de tecnología espacial que será lanzada este año que permitirá a los satélites cambiar sus misiones en órbita. Los satélites que fueron lanzados hace uno, diez o incluso quince años tienen en gran parte la misma capacidad que tenían cuando despegaron. Eso está cambiando con la nueva arquitectura que permitirá a los usuarios agregar capacidad y asignar nuevas misiones con una incorporación de software, al igual que agregar una aplicación en un teléfono inteligente. Esta nueva tecnología, llamada SmartSat, es una arquitectura satelital definida por software que aumentará la capacidad de carga útil en varios nanosats pioneros que serán lanzados durante 2019.

“Imagine un nuevo tipo de satélite que se parezca más a un teléfono inteligente. Agregue una aplicación SmartSat a su satélite en órbita, y habrá cambiado la misión”, dijo Rick Ambrose, vicepresidente ejecutivo de Lockheed Martin Space. “Somos los primeros en implementar esta innovadora tecnología en múltiples misiones. SmartSat brindará a nuestros clientes una flexibilidad y una resiliencia inigualables para las cambiantes necesidades de la misión y la tecnología, y desbloqueará una mayor potencia de procesamiento en el Espacio”.

Este año, Lockheed Martin está integrando la tecnología SmartSat en más de diez programas, incluidos los nanosats Linus y Pony Express, que serán los primeros en acceder al Espacio. Estos son satélites prototipos financiados con fondos de investigación y desarrollo internos, listos para lanzamientos en 2019 en las primeras plataformas para nanosatélites LM50:

  • El proyecto Linus consiste en dos cubesat 12U que realizan una misión de demostración tecnológica, validando las capacidades de SmartSat y los componentes de satélites producidos con impresoras 3D.
  • Pony Express construye múltiples satélites 6U destinados a una órbita terrestre baja y calificará tecnologías para redes de vanguardia. Pony Express 1 es un pionero para una carga útil definida por software que probará la infraestructura de computación en la nube y se desarrolló en nueve meses. Las misiones posteriores de Pony Express demostrarán formaciones en enjambre habilitadas para RF y las redes Espacio-Espacio.

“SmartSat es un gran paso adelante en nuestro camino para transformar completamente la forma en que diseñamos, construimos y entregamos satélites”, dijo Ambrose. “El bus LM50 es la plataforma perfecta para probar esta nueva tecnología innovadora. Autofinanciamos estas misiones para demostrar una serie de nuevas capacidades que se pueden conectar a cualquier satélite de nuestra flota, desde el nanosat LM50 hasta nuestro buque insignia LM 2100. Y la misma tecnología no solo se conecta a estaciones terrestres, mejorando la integración espacio-tierra, sino que un día se conectará directamente con aviones, barcos y vehículos terrestres, conectando a los usuarios de primera línea con la potencia del Espacio como nunca antes”.

La seguridad cibernética es el núcleo de esta nueva tecnología. Los satélites compatibles con SmartSat pueden restablecerse a sí mismos más rápido, diagnosticar problemas con mayor precisión y respaldarse cuando sea necesario, lo que mejora significativamente la resiliencia. Los satélites también pueden detectar y defenderse mejor contra las amenazas cibernéticas de forma autónoma, y ​​las defensas cibernéticas a bordo pueden actualizarse periódicamente para hacer frente a las nuevas amenazas.

SmartSat utiliza un hipervisor para contener de forma segura las máquinas virtuales. Es una tecnología que le permite a una sola computadora operar múltiples servidores virtualmente para maximizar la memoria, el procesamiento a bordo y el ancho de banda de la red. Aprovecha el procesamiento multi-core, algo nuevo en el Espacio. Eso permite a los satélites procesar más datos en órbita para que puedan transmitir solo la información más crítica y relevante: ahorrar costos de ancho de banda y reducir la carga para los analistas de estaciones terrestres, y finalmente, abrir la puerta a los centros de datos del futuro en el Espacio.

SmartSat utiliza una computadora de alta potencia, resistente a la radiación, desarrollada por el SHREC (National Science Foundation’s Center for Space, High-performance, and Resilient Computing). Lockheed Martin ayuda a financiar la investigación del SHREC y, a su vez, obtiene acceso a tecnologías de clase mundial y jóvenes investigadores.

Fuente: Lockheed Martin

X