Regulaciones y Políticas

Entrevista a Ricardo Galvão, nuevo presidente del INPE

Ricardo Galvao, nuevo presidente del INPE

El recientemente designado funcionario fue entrevistado por el Portal del Ministerio de Ciencia Tecnología, Innovación y Comunicaciones de Brasil, cartera de la que depende el organismo.

El Boletín Oficial de Brasil publicó el 22 de septiembre el nombramiento del nuevo director del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), Ricardo Osorio Magnus Galvão. Fue elegido por el Ministro de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicaciones, Gilberto Kassab, de una lista de tres posibles candidatos.

En una entrevista con el Portal del MCTIC, Ricardo Galvão habló de los principales retos del INPE, tales como la reducida planta de empleados y la recuperación presupuestaria. “Mientras que algunos investigadores permanecen en la institución incluso después de que hayan alcanzado las condiciones para la jubilación, atraídos por la participación en proyectos de investigación y desarrollo, no existen para el personal administrativo un incentivo similar. Esta es una situación que afecta no sólo al INPE sino a casi todos las unidades de investigación de MCTIC”, señaló Galvão.

Otro reto, dijo, es construir una sinergia con la Agencia Espacial Brasileña (AEB). “Si no hay una integración perfecta entre la agencia y el instituto, es evidente que la aplicación del PNAE (Plan Nacional Espacial de Brasil) puede ser socavada por la desconfianza y la diversidad de puntos de vista. Así que considero esencial eliminar las barreras y tejer una relación constructiva y de colaboración entre el INPE y la AEB” dijo.

Ingeniero de Telecomunicaciones por la Universidad Federal Fluminense, el nuevo director del INPE es Magíster en Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Campinas (Unicamp) y Doctor en Física Aplicada de Plasmas por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) de los Estados Unidos. Es profesor de la Universidad de San Pablo, fue presidente de la Sociedad Brasileña de Física y es miembro de la Academia Estatal de Ciencias de San Pablo y la Academia Brasileña de Ciencias.

MCTIC: ¿Cuál es el mayor desafío del INPE?

Ricardo Galvão: No hay un “mayor desafío”, sino una serie de desafíos que se enfrentarán en la próxima administración. La primera es la marcada reducción de la planta de empleados del INPE, en particular los analistas y asistentes de gestión. Mientras que algunos investigadores, tecnólogos y técnicos permanecen en la institución, incluso después de que hayan alcanzado las condiciones para la jubilación, atraídos por la participación en proyectos de investigación y desarrollo, incluso con la posibilidad de aprovechar las subvenciones de productividad del CNPq en la investigación y el desarrollo tecnológico, similar atractivo no existen para el personal administrativo. Esta es una situación que afecta no sólo al INPE, sino a casi todas las unidades de investigación dependientes del MCTIC. La solución definitiva de este problema está más allá de la capacidad del director y requerirá una acción integrada entre los directores de todas las unidades y el ministerio para trabajar gradualmente con el Ministerio de Planificación y así  lograr la apertura de nuevos concursos.

MCTIC: ¿Qué se puede hacer para evitar esto?

Ricardo Galvão: Cómo solución transitoria, planeo estudiar propuestas de incentivo para los trabajadores que permanecen en servicio activo después de haber alcanzado la condición para el retiro. Sin embargo, no estoy seguro de que esto sea posible en el gobierno federal. Continuando, el segundo reto es sin duda la cuestión presupuestaria en este escenario de crisis económica que afecta al país. También en este caso, aunque la solución definitiva está más allá del director, hay algunas posibilidades por explorar en relación con la obtención de recursos adicionales a través de los programas más ambiciosos con los organismos de financiación, como la actual gestión ha implementado para el área espacial con la FAPESP (Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de San Pablo) y Finep (la Financiadora de Estudios y Proyecto) y el aumento de la actividad de los servicios, implementado a través de la Fundación de Ciencia, Aplicaciones y Tecnología Espacial (FUNCATE). En este sentido, los diferentes laboratorios del INPE tienen un gran potencial y la nueva Ley 13.243/2016 (Marco Legal de Ciencia, Tecnología e Innovación) introdujeron mecanismos legales que facilitan en gran medida la prestación de servicios técnicos a las instituciones públicas o privadas. Además, alguna direcciones del INPE, como, por ejemplo, la de observación de la Tierra, tiene acuerdos con otros órganos y organismos del gobierno federal para promover la entrada de fondos en la institución. Estas actividades deben ser alentadas, siempre que no sean ejecutadas en detrimento de la investigación científica y que una parte de los fondos obtenidos se transfiera a la institución como “costos de mantenimiento y operación”.

MCTIC: Usted ha mencionado el área espacial. ¿Cómo es la relación con la Agencia Espacial Brasileña (AEB)?

Ricardo Galvão: Este es el tercer reto que tenemos en el INPE, es decir, mejorar la interacción con AEB en cuanto a la implementación del Programa Nacional de Actividades Espaciales (PNAE). El programa satelital fue inicialmente desarrollado por completo bajo el gobierno del INPE. Sin embargo, con la publicación del Decreto 1.332, que se establece la Política de Desarrollo de Actividades Espaciales (PNDAE) y la promulgación de la Ley 8854, que crea la AEB, el INPE ha perdido parcialmente la autonomía para establecer, de forma independiente, su política de desarrollo satelital. De hecho, el artículo 30 de la Ley establece que corresponde a la AEB aplicar y hacer cumplir la PNDAE y proponer directrices y acciones que se derivan de ella”. Como es bien conocido en la comunidad espacial brasileña, este cambio no fue fácil y ampliamente aceptado por el personal del INPE.

MCTIC: ¿Cuáles son los obstáculos?

Ricardo Galvão: Me parece que algunas de estas dificultades derivan de las responsabilidades para la aplicación del PNAE, en relación con los objetivos científicos y técnicos, diseños conceptuales e ingeniería de satélites, la construcción a demanda para instituciones gubernamentales o la industria, así como la integración y pruebas, aún no están satisfactoriamente acordadas y detalladas. Si bien considero una premisa fundamental de la competencia de AEB el “aplicar y hacer cumplir” el PNAE, está claro que una buena parte de la competencia científica y técnica en esta área se concentra principalmente en el INPE. Por lo tanto, si no hay una integración perfecta entre la Agencia y el Instituto, desde la fase de diseño conceptual de los satélites, es evidente que su aplicación puede verse obstaculizada por la desconfianza y la diversidad de puntos de vista. Por lo tanto, creo esencial para eliminar las barreras, tejer una relación constructiva y de colaboración entre el INPE y la AEB. El equipo técnico del INPE debe tener una participación efectiva en el desarrollo de proyectos satelitales que están bajo su responsabilidad, especialmente para aplicaciones científicas. Por otro lado, hay que seguir estrictamente los compromisos con la aplicación de los proyectos según lo acordado con AEB.

Por último, otro reto importante es invertir la aparente existencia de un cierto aislamiento en la actitud y la independencia de algunos grupos de investigación básica en las ciencias espaciales del INPE en relación con otros grupos nacionales. En concreto, creo que el liderazgo científico de las unidades del MCTIC pueden llevarse a cabo sólo para promover una colaboración efectiva sinérgica con otros grupos nacionales, permitiendo que su infraestructura administrativa y técnica pueda utilizarse para viabilizar los proyectos científicos de mayor escala, en particular en las colaboraciones internacionales.

Esto fue muy bien establecido en el objetivo del plan de acción 2007-2010 de los programas del entonces Ministerio de Ciencia y Tecnología, “mejorar y consolidar el papel de las Unidades de Investigación de TCM en las instituciones líderes C, T & I, en calidad de centros de investigación en áreas estratégicas tales como laboratorios nacionales con grandes instalaciones y entorno científico para atraer a la comunidad científica, como anclaje de la movilización de los proyectos y redes de investigación, ….”

Por lo tanto, es necesario estimular fuertemente la investigación básica en Ciencias del Espacio y áreas relacionadas, pero de una manera coordinada, no sólo entre diferentes grupos del INPE, sino también con la comunidad externa, haciendo que la mayor parte de las instalaciones funcionen como laboratorios multiusuario.

 MCTIC: Hablando de la industria aeroespacial, está previsto para 2018 para lanzar un nuevo CBERS ¿Cuál es el propósito?

Ricardo Galvão: Los objetivos de CBERS están bien definidos en el Programa Nacional de Actividades Espaciales 2012-2021, que son para aumentar la capacidad de observación y vigilancia del territorio nacional y para continuar y ampliar la cooperación con China en el desarrollo de la tecnología espacial. El CBERS-4 fue lanzado con éxito en diciembre de 2014 y se encuentra en operación regular, operando una muy buena cámara de alta resolución desarrollada por una empresa brasileña. El nuevo CBERS seguirá el programa, aumentando la resolución de las imágenes obtenidas.

MCTIC: El INPE está monitoreando el Amazonas brasileño por satélite. ¿En qué medida estos datos han ayudado a combatir la deforestación?

Ricardo Galvão: De hecho, el INPE tiene una serie de programas muy importantes para el país en materia de control y preservación del medio ambiente, como el Proyecto de Monitoreo de la Deforestación en la Amazonia por Satélite (PRODES) y Detección de Deforestación en Tiempo Real (DETER), y el Degrad. Aunque las imágenes usadas para estos programas están llegando no sólo de los satélites brasileños, sino también de otras constelaciones de satélites, en el Programa Nacional de Actividades Espaciales está previsto el lanzamiento de satélites de la serie Amazonia justamente para ampliar la capacidad del país para controlar la región. El Amazonas 1 será un satélite totalmente diseñado y desarrollado en el país, lo que contribuye sustancialmente a nuestro progreso en el campo de la tecnología espacial.

Fuente: MCTIC

X