Regulaciones y Políticas

CONAE y la Agencia Espacial de Israel realizaron una conferencia conjunta en Buenos Aires

Disertaron el Prof. Isaac Ben Israel, presidente de la Agencia Espacial de Israel, El Dr. Lino Barañao, ministro de Ciencia y Tecnología e Innovación Productiva y Raul Kulichevsky, Director Ejecutivo y Técnico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales. CONAE anunció durante el evento la ventana de lanzamiento del satélite SAOCOM-1A entre el 8 y 15 de septiembre del presente año.

El 3 de julio pasado se realizó en la sede del ministerio Ciencia y Tecnología e Innovación Productiva una conferencia conjunta entre las agencias espaciales de Israel (ISA por su siglas en inglés) y Argentina (CONAE). Los disertantes manifestaron la intención de que los organismos espaciales de ambos países encuentren puntos de encuentro en los que puedan realizar trabajos conjuntos. La conferencia, realizada en la Ciudad de Buenos Aires, y las reuniones previas realizadas entre el Profesor Isaac Ben Israel y el ministro Barañao, dan continuidad al acuerdo de intercambio en materia de ciencia y tecnología firmado el pasado mes de marzo entre el ministro Ciencia, Tecnología y Espacio de Israel, Ofir Akunis, y su contraparte argentina. En aquella ocasión Leo Vinovezky, director de Relaciones Exteriores y Colaboraciones Internacionales de la ISA, ya había tenido contacto con Raúl Kulichevsky, Director Ejecutivo y Técnico de la CONAE desde junio de 2018.

El actual titular de la CONAE explicó los alcances del Plan Espacial Nacional remarcando que los objetivos principales son los de ir al espacio para observar mejor la Tierra e impulsar el desarrollo tecnológico nacional. Por otro lado, confirmó que la ventana de lanzamiento del primer satélite radar argentino, el SAOCOM-1A, será entre el 8 y el 15 de septiembre, por lo que pronto deberá comenzar la campaña de traslado que lo llevará a EEUU, desde donde un lanzador Falcon 9 de Spacex lo colocará en órbita.

El Profesor Isaac Ben Israel comentó algunos detalles del programa espacial Israelí que comenzó luego del conflicto bélico entre su país y Egipto, hace más de 40 años, cuando el gobierno le asignó su primer misión de observar las fronteras con satélites para verificar que se cumplieran las condiciones del acuerdo de paz alcanzado en ese entonces. Ben Israel agregó que actualmente los objetivos de la ISA son de aplicaciones civiles.

La ISA tiene la capacidad de fabricar satélites de observación de la Tierra con tecnología totalmente propia, ya que todos los subsistemas son desarrollados en Israel. Su titular indicó que uno de los principales objetivos que persiguen al desarrollar tecnología espacial es el de reducir al mínimo el peso de los componentes ya que dada su situación geográfica el lanzador realiza una trayectoria que va contra la rotación de la Tierra, lo cual reduce su capacidad de carga.

Actualmente los satélites de observación israelíes pesan alrededor de los 300 kg y utilizan motores iónicos para el control de actitud, lo que los hace muy eficientes en cuanto a su masa total en relación a la vida útil. Esta capacidad de la agencia de lograr subsistemas eficientes y de poco peso le ha permitido incluso desarrollar un espectrofotómetro que se instaló en el rover Curiosity de la NASA. Las capacidades alcanzadas y la difusión de la tecnología en Israel han logrado que escuelas secundarias de Israel construyeran dos cubesats que actualmente se encuentran en órbita. La ISA, además, se encuentra trabajando en una misión a la Luna con la que pretende aterrizar un módulo para realizar experimentos.

El titular de la ISA agregó que la agencia espacial se encuentra desarrollando un nuevo sistema de lanzamiento de satélites  similar al Pegasus americano y al LauncherOne de la empresa Virgin. Este sistema les permitirá lanzar cohetes utilizando un avión de transporte como portador, logrando así superar la limitación de trayectoria que sufren los vehículos lanzados desde el territorio de Israel. Se estima realizar la primera prueba en unos 5 años, identificando como elemento clave para lograr la operatividad del sistema la reducción del peso de los satélites a 100 kg, manteniendo la resolución submétrica requerida, ya que esa es la masa total que podrá transportar el cohete en desarrollo.

El cierre del encuentro estuvo a cargo de los secretarios de Articulación Científico Tecnológica, Agustín Campero, y de Planeamiento y Políticas, Jorge Aguado.

En primer término, Campero comentó: “Los mejores puentes son los que se construyen sobre la base de la educación y la ciencia; áreas en las cuales Israel es para nosotros un referente”. Luego, consideró: “Como nunca antes, nos enfrentamos a desafíos vinculados con el medioambiente, el urbanismo, la energía, la salud, y la producción de alimentos. Por fortuna, la humanidad cuenta hoy en día con las herramientas para hallar las soluciones necesarias de la mano de la ciencia y la tecnología”.

Por último, Aguado expresó: “Este año lanzaremos una convocatoria para que empresas de base científico-tecnológica de Argentina e Israel puedan trabajar en forma colaborativa para generar desarrollos y acceder a  nuevos mercados”. Además, declaró: “Tanto el Plan Espacial argentino como el israelí muestran semejanzas que nos permiten asociarnos para crear conocimiento y producir a partir de estas nuevas tecnologías, ya sea en telecomunicaciones, la observación de la Tierra, etcétera. De esa forma, aspiramos no sólo a colaborar sino también a que nos acompañen a encontrar la mejor forma para que tanto nuestras empresas como nuestro Gobierno puedan brindar soluciones que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos y la competitividad del país”.

X