Comunicaciones

C-COM y Kepler integran soporte LEO a la antena FLY-981

El proveedor de antenas satelitales adquirió y rastreó los satélites de la constelación LEO de Kepler con la antena portátil FLY-981 logrando velocidades de transferencia de datos de 100Mbps de bajada y 30Mbps de subida.

C-COM Satellite Systems, proveedor mundial de sistemas de antenas satelitales móviles de auto-adquisición, y Kepler Communications, empresa pionera en telecomunicaciones de nano-satélites, anunciaron la integración exitosa de capacidades de rastreo satelital de órbita baja (LEO) para el equipo FLY-981 de C-COM.

Este anuncio es la culminación de un proyecto de desarrollo en el que C-COM y Kepler han estado colaborando en los últimos meses, con el equipo de ingeniería de C-COM desarrollando las capacidades necesarias y Kepler brindando acceso a sus satélites LEO. Durante las pruebas de almacenamiento y retransmisión, se demostró que la antena FLY-981 de C-COM adquirió y rastreó exitosamente los satélites de Kepler y logró velocidades de transferencia de datos de 100Mbps de bajada y 30Mbps de subida.

Antena de C-COM y satélite de Kepler

Según el comunicado de las empresas, para C-COM esto representa la capacidad de agregar comunicaciones satelitales de órbita baja como un servicio adicional para los clientes existentes y futuros de antenas satelitales de auto-adquisición de la empresa. Para Kepler, la incorporación del FLY-981 como solución aprobada de antena parabólica expande los usuarios potenciales más allá de las aplicaciones marítimas, a aplicaciones terrestres como la exploración y extracción de recursos naturales, bases de investigación remotas y otras actividades donde la portabilidad y confiabilidad son consideraciones clave.

FLY-981 es la versión de banda Ku en la línea de adquisición automática de C-COM. Un sistema de antena satelital de 98 cm que es altamente portátil, el FLY-981 puede ser ensamblado en 10 minutos por una persona, sin herramientas, y está disponible en maletines que pueden ser transportados en un avión, lo que lo convierte en el terminal adecuado para industrias como la exploración de petróleo y gas, las comunicaciones militares, la gestión de desastres y el sector público.

El servicio de datos global de Kepler (GDS, por las siglas en inglés), actualmente habilitado por los dos primeros satélites en órbita, es un servicio de comunicaciones de datos de alta capacidad. Con cobertura global, de polo a polo, GDS permite el tráfico de Gigabytes de datos hacia y desde la ubicación del usuario a precios económicos. Según Kepler, la naturaleza de almacenamiento y reenvío de la solución la hace adecuada para datos tolerables a la latencia, como saltos de medios, información generada por operaciones como datos de perforación para la industria del petróleo y gas, y backhaul de repositorios de datos.

“Para C-COM, esta prueba con nano-satélites de Kepler Communications abre nuevos mercados en desarrollo para nuestra amplia base de revendedores en todo el mundo”, dijo Leslie Klein, Presidenta y CEO de C-COM Satellite Systems. “Los servicios ofrecidos por la constelación LEO de Kepler que utilizan la opción de órbita baja de nuestro sistema de antena móvil iNetVu brindarán a los clientes una capacidad de transferencia de gran cantidad de datos única y rentable”, continuó Klein.

“Para Kepler, la incorporación del C-COM FLY-981 como una solución de antena satelital aprobada amplía la base de usuarios potenciales más allá de las aplicaciones marítimas, a aplicaciones móviles y transportables terrestres como la exploración y extracción de recursos naturales, bases de investigación remotas, la gestión de desastres, la defensa y muchos otros mercados verticales que requieren conectividad de alta capacidad, donde la portabilidad y la confiabilidad son consideraciones claves ”, dijo Mina Mitry, CEO de Kepler Communications.

C-COM y Kepler informaron que continuarán su colaboración en proyectos futuros que aumentarán la accesibilidad de las comunicaciones satelitales LEO y, a su vez, aumentarán los servicios de datos que los usuarios de los sistemas satelitales de C-COM pueden utilizar.

Fuente: Kepler

X