Navegación

Actualización del sistema GNSS Galileo

El sistema de navegación satelital global europeo Galileo será actualizado por la agencia espacial de Europa ESA luego de incrementar en 12 satélites la constelación tras la entrada en servicio a finales de 2016.

Una vez completadas todas las pruebas de calificación necesarias, la ESA recibió luz verde para actualizar la infraestructura global que ejecuta el sistema de navegación por satélite Galileo de Europa. La migración resultante, que comenzó en febrero de 2019, incorporará nuevos elementos al sistema mundial y aumentará la solidez de los servicios Galileo entregados desde los 26 satélites en órbita, informaron las autoridades del sistema de navegación europeo.

La autorización para esta actualización, conocida formalmente como Galileo System Build 1.5.1, ha sido otorgada por el Consejo de Acreditación de Seguridad de Galileo, formado por los Estados miembros de la Unión Europea.

Para los operadores de Galileo, este importante hito marca el punto culminante de una campaña de calificación de sistemas que tomó más de un año en ejecutarse: más de 150 pruebas del sistema que suman un total de 409 pruebas en toda Europa en los diferentes centros operativos de Galileo.

Este trabajo fue realizado por el equipo del proyecto ESA Galileo en colaboración muy estrecha con el equipo de soporte del sistema WP1x liderado por Thales Alenia Space en Italia.

“Esto marca la primera actualización para la infraestructura operativa de Galileo desde que entró en servicio“, explica Edward Breeuwer, gerente de Pruebas y Verificación del Sistema Galileo en la ESA. “Lo servicios de Galileo se iniciaron en diciembre de 2016 y el año pasado pasamos el control del sistema a nuestra organización asociada, la Agencia Europea de GNSS o GSA.

“Por lo tanto, esto marca un paso importante, pero la migración al sistema actualizado debería ser, en principio, completamente transparente para los usuarios de Galileo. “Logramos esto aprovechando los elementos redundantes del sistema Galileo, y los desconectamos para actualizarlos mientras sus contrapartes operacionales continúan funcionando”.

La constelación en órbita es solo un elemento del sistema global de navegación por satélite. Al mismo tiempo que se estaban construyendo, probando y lanzando satélites, la ESA estaba implementando un segmento terrestre global, que se extendía a algunos de los lugares más solitarios del mundo.

El segmento de tierra es esencial para mantener los servicios de Galileo funcionando de manera confiable. Identifica y genera correcciones para cualquier deriva minúscula en los relojes atómicos a bordo que brindan el posicionamiento, o en el posicionamiento de los satélites. El establecimiento del segmento de tierra de Galileo fue uno de los desarrollos más complejos jamás realizados por la ESA, con el requisito de cumplir con niveles estrictos de rendimiento, seguridad y protección, destacaron desde la ESA

Uno de los principales impulsores de esta última actualización fue el crecimiento de la constelación de Galileo, que aumentó en 12 satélites a través de un trío de Ariane 5 lanzados en los últimos tres años.

El sistema de tierra actualizado incorpora una sexta estación de telemetría, seguimiento y control en Papeete, utilizada para supervisar las plataformas satelitales Galileo, así como una expansión del número de antenas en los sitios de estaciones de enlace ascendente en Kourou, en la Guayana Francesa; Isla de la Reunión en el Océano Índico y Noumea en la Polinesia Francesa: sirve para cargar correcciones de mensajes de navegación a los satélites para retransmitir a los usuarios.

Se han agregado receptores adicionales a las estaciones de sensores de Galileo para garantizar una redundancia total: sus pequeñas antenas verifican la precisión y la calidad de la señal de satélites individuales en tiempo real, y trabajan juntas para identificar las órbitas satelitales actuales.

Y los dos centros de control de Galileo en el corazón de este segmento terrestre global (Fucino en Italia enfocado en la carga útil de navegación de Galileo y Oberpfaffenhofen en Alemania en los satélites que los albergan) se harán completamente redundantes el uno del otro, cada uno capaz de realizar todas las funciones del otro para garantizar la continuidad del servicio.

Estación de Fucino, Italia

La estructura del sistema conecta dos nuevos Centros de Monitoreo de Seguridad Galileo, uno en París y, en un futuro próximo, otro en Madrid actualmente en construcción, a la infraestructura central de Galileo. Estos dos sitios verificarán los problemas de seguridad relacionados con los servicios de Galileo y se usan para controlar el acceso al Servicio Público Regulado, la clase más precisa y segura de la señal de Galileo, restringida a usuarios gubernamentales.

Fuente Galileo

X