Acceso al Espacio Destacada Regulaciones y Políticas

Accidente del Safir-1B, publicación de Trump y respuesta de Irán

Tras la publicación de imágenes que evidenciaban una explosión en el centro de lanzamientos, Trump reveló una imagen de inteligencia que despertó controversia. Respuesta de Irán: el satélite está intacto.

Nahid-1

Irán se disponía a finales de agosto a lanzar el satélite de telecomunicaciones Nahid-1 de demostración tecnológica mediante un vehículo orbital Safir-1B desde el Centro Espacial Khomeini en la provincia de Semnan. La información oficial disponible en medios sobre los lanzamientos iraníes es escasa y las especulaciones en occidente se multiplican ante cada intento de Irán de transportar cargas útiles a la órbita de la Tierra.

El 29 de agosto se publicaron imágenes captadas por los satélites de alta resolución ópticos de Maxar y Planet Labs mostrando daños en la plataforma de lanzamientos del Centro Espacial Khomeini donde se encontraba el vehículo Safir-1B en posición vertical. Todo indicaba que se había producido una explosión antes de que el lanzamiento se lleve adelante.

En lo que va de 2019 Irán intentó realizar dos lanzamientos orbitales, pero ambos terminaron en fracaso. En el mes de enero el vehículo Simorgh sufrió una falla en su tercera etapa, perdiéndose el satélite de observación de la Tierra y comunicaciones Payam-e Amirkabir. El Simorgh, también denominado Safir-2, había volado por primera vez en el año 2016 en una prueba suborbital y, en el año 2017, realizó el primer intento de vuelo orbital que no pudo completarse al fallar la segunda etapa.

En febrero de 2019 Irán falló por segunda vez en el año al intentar poner en órbita el satélite de observación Dousti-1 mediante un vehículo Safir-1B. Nuevamente, la información disponible en algunos medios especializados se basó en las observaciones de los satélites de empresas norteamericanas.

Una imagen, muchos interrogantes

El tercer intento fallido en el año de Irán por alcanzar la órbita baja de la Tierra con su propia tecnología de acceso al Espacio tuvo un condimento adicional. El propio presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, publicó en su cuenta de Twitter una imagen Centro Espacial Khomeini tomada por un satélite espía de muy alta resolución donde se podía observar los daños provocados por la explosión.

Trump afirmó que los Estados Unidos no estaban involucrados en el accidente y deseó suerte a Irán en determinar las causas del incidente. Los presidentes de los Estados Unidos estarían imposibilitados por ley de asumir la responsabilidad de acciones de inteligencia en territorio extranjero, por lo cual el mensaje no tendría efecto en relación a deslindar responsabilidades.

Sin embargo, la publicación de Trump abrió un conjunto de análisis sobre las capacidades de observación de la inteligencia militar de los Estados Unidos. En la imagen presentada se puede ver con elevado detalle la infraestructura presente en el centro de lanzamientos iraní. A partir de esta escena, algunos medios y analistas señalaron que los Estados Unidos disponen de satélites ópticos con una resolución de alrededor de 10 centímetros. Otros opinaron que la imagen no fue tomada por un satélite, sino por un avión o un dron, lo que amplía la controversia en relación a la violación del espacio aéreo de Irán por parte de los Estados Unidos.

Además, también fue cuestionada la publicación por develar las capacidades de espionaje de los Estados Unidos a sus enemigos, algo que según el NY Times también hicieron J.F. Kennedy durante la crisis de los misiles con Cuba en 1962 y George Bush en 2003 sobre las capacidades de Irak de fabricar armas nucleares y químicas. El fallo en el lanzamiento de un smallsat de 50kg supone una situación muy diferente a la que atravesaban los antecesores de Trump. Tal vez el incidente en Irán no justificaba develar las capacidades de satélites espías o confirmar la intromisión en la soberanía de otra nación, sobre todo considerando que Irán no había denunciado un sabotaje o un ataque.

La respuesta de Irán

El 31 de agosto el Ministro de Comunicaciones y Tecnologías de la Información de Irán, Mohammad Javad Azari Jahromi, le respondió a Trump, también por Twitter, mostrándose en una foto junto al satélite Nahid-1.

Nahid-1, que significa “Venus” en persa, es un satélite de telecomunicaciones de órbita terrestre baja, diseñado y desarrollado por ISA (Iranian Space Agency) en cooperación con el Centro de Investigación Espacial Iraní. Con un peso de 50kg, Nahid-1 fue diseñado para operar durante menos de tres meses en una órbita a 250 km de distancia de la Tierra.

El 2 de septiembre, el vocero del gobierno de Irán, Ali Rabiee, dijo que había razones técnicas detrás de la explosión en la plataforma de lanzamientos en el Centro Espacial de Semnan.

“Nadie ha muerto en el incidente”, señaló el portavoz, y agregó que la explosión ocurrió durante una operación de prueba, sin ningún satélite en la plataforma de lanzamiento.

Rabiee explicó que tales incidentes en los centros de pruebas no son inusuales en el mundo, y señaló que incluso los países avanzados han experimentado grandes explosiones en tales pruebas en el pasado.

Los expertos sostienen que la explosión fue causada por un error técnico, señaló Ali Rabiee, desestimando los rumores sobre sabotaje.

X